Buscar: (Pulse para búsqueda avanzada) Ir
Imprima esta página | Envíe a un amigo

Cirugía por aneurisma cerebral

La cirugía por aneurisma se realiza tan pronto como sea posible. Con frecuencia, se hace dentro de las 72 horas del diagnóstico. Suele elegirse entre dos tipos de cirugías más comúnmente utilizados para estos casos. En una cirugía abierta, le extraerán una parte del cráneo. En un procedimiento endovascular, su cirujano ingresará por el vaso sanguíneo que llega hasta el aneurisma. Es posible que el tratamiento no logre revertir el daño que ya está hecho, pero el objetivo es evitar que haya más sangrado.

Vista lateral de la cabeza dentro de la cual puede verse el cráneo. En el cráneo pueden verse cuatro orificios pequeños en las esquinas de un rectángulo. Se quita temporalmente el hueso que está dentro de ese rectángulo.

Cirugía abierta

Su cirujano trabajará en su cerebro pasando a través de su cráneo. Primero, le administrarán un medicamento para adormecerlo (anestesia) durante la cirugía. Luego, después de hacerle un corte en el cuero cabelludo, le harán pequeños orificios en el cráneo. A continuación, le cortarán y levantarán el hueso entre estas perforaciones. Le retirarán la duramadre (una membrana), y tal vez le quiten la sangre y el líquido cefalorraquídeo atrapados. Su cirujano cerrará con clips el aneurisma o sellará (bloqueará) la arteria que conduce al aneurisma. Volverán a colocar la duramadre y el trozo de cráneo en su lugar. Es posible que, en uno de los pequeños orificios, dejen un dispositivo que mide la presión dentro del cráneo o que drena su líquido cefalorraquídeo.

Cierre del aneurisma con clips

Su cirujano puede ponerle un clip en el aneurisma en la parte en que sobresale de la arteria. Esto impide que la sangre ingrese al aneurisma; en consecuencia, se evitan futuros sangrados y el tejido cerebral cercano queda protegido contra mayores daños. Su cirujano se asegurará de que el clip esté bien seguro antes de finalizar la cirugía. Este método, que se realiza a través de cirugía abierta, es el que se considera la única verdadera cura para un aneurisma cerebral.

Oclusión y derivación

Es probable que la mejor solución sea detener el flujo sanguíneo que pasa por la arteria que va hasta el aneurisma. Este procedimiento se llama oclusión. En la mayoría de los casos, se hace por medio de una cirugía abierta. En ocasiones, la oclusión (bloqueo) se combina con una derivación (bypass). Una derivación modifica el recorrido de la sangre alrededor de la oclusión. Lleva la sangre a la parte del cerebro que antes era alimentada por la arteria dañada. Para la derivación, se usa un vaso sanguíneo pequeño.

Procedimiento endovascular

Para algunos aneurismas, probablemente un procedimiento endovascular sea lo mejor. Se realiza en un laboratorio radiográfico y está a cargo de un médico especialmente preparado (neurorradiólogo intervencionista). Algunos neurocirujanos y neurólogos también pueden realizar esta operación. Le darán anestesia para bloquear el dolor. Luego, le pasarán un catéter a través de las arterias desde la entrepierna hasta el cerebro. Liberarán espirales de platino dentro del aneurisma porque los espirales hacen que se forme un coágulo sanguíneo en el aneurisma, lo cual ayuda a bloquearlo. Se trata de un abordaje muy eficaz y menos riesgoso para tratar un aneurisma que una cirugía abierta. No obstante, existe un riesgo un tanto mayor de que el aneurisma vuelva a formarse.

 

Los riesgos y las complicaciones incluyen:

  • Coágulos sanguíneos

  • Sangrado o inflamación del cerebro

  • Debilidad, parálisis o pérdida de la visión

  • Confusión, pérdida del habla, pérdida de la memoria

  • Infección

  • Vasoespasmo

  • Convulsiones (movimientos anormales o bruscos involuntarios, pérdida de la consciencia)

  • Hidrocefalia

  • Muerte

Extraído de: Patterson JT, Sabiston Textbook of Surgery, 18th ed., Chapter 72 - Neurosurgery, 2008, pp 2112-2116
Última revisión: 11/18/2005
Fecha último modificado: 11/18/2005
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.