Buscar: (Pulse para búsqueda avanzada) Ir
Imprima esta página | Envíe a un amigo

Dolor abdominal

Nada es más incómodo que el dolor en el área del abdomen. Puede variar desde sordo o quemante hasta agudo y punzante, y todos los matices entre estos tipos. Afortunadamente, los tipos más frecuentes de dolor por lo general no ponen en peligro la vida y son tratables: vómitos, estreñimiento, acidez y diarrea.

Ilustración del sistema digestivo

Causas

Casi todos los dolores abdominales están vinculados con problemas frecuentes, como angustia emocional, consumo excesivo de alimentos, o la gripe. Sin embargo, también puede señalar una enfermedad más grave. El tipo de dolor y su localización a menudo proporcionan un indicio respecto a su causa.

Apendicitis

El dolor que empieza en el ombligo y va hacia el lado inferior derecho del abdomen puede indicar una apendicitis, una inflamación del apéndice. Otros síntomas de apendicitis pueden ser:

  • Náuseas, vómitos o pérdida del apetito

  • Dolor en el lado inferior derecho del abdomen

  • Incapacidad para caminar erguido

  • Fiebre que varía de 37.8 a 38.9°C (100 a 102°F)

Si se descubre en etapas tempranas, la apendicitis leve a veces puede tratarse con antibióticos. Los casos más graves requieren una intervención quirúrgica para extirpar el apéndice. Sin tratamiento, la apendicitis puede hacer que el apéndice se rompa. Si tiene algún síntoma de esta enfermedad, debe hablar de inmediato con su doctor.

Diverticulitis

El dolor en el lado inferior izquierdo del abdomen podría ser un signo de diverticulitis. La diverticulitis ocurre cuando se infectan e inflaman pequeñas bolsas parecidas a globos (divertículos) que se forman en las paredes del colon. Otros síntomas de diverticulitis son   fiebre, náusea, vómito, escalofríos, cólicos y estreñimiento.

El tratamiento de la diverticulitis regularmente comprende la eliminación de la infección y de la inflamación, reposo del colon, y prevención o minimización de las complicaciones. Su doctor puede recetarle antibióticos y recomendarle un analgésico, una dieta que sólo conste de líquidos, y varios días de reposo en cama. En algunos casos, la diverticulitis puede requerir una estadía en el hospital. Si aparecen complicaciones, quizá se necesite una intervención quirúrgica.

La mejor manera de prevenir la diverticulitis es consumir una dieta con alto contenido de fibra. La fibra en los alimentos, como verduras y granos integrales, ayuda a la digestión y a reducir la presión sobre el colon. A medida que agrega la fibra, es importante que lo haga de manera gradual (para evitar la formación y acumulación de gases, y cólicos) y que beba líquidos en abundancia. Usted también puede prevenir la diverticulitis al mover los intestinos cuando sienta ganas de hacerlo. Aplazarlo puede aumentar la presión en el colon.

Enfermedad de la vesícula biliar

El dolor agudo bajo el lado derecho de la caja torácica, que empeora después de comer, orienta hacia una enfermedad de la vesícula biliar. Los tipos de enfermedad de la vesícula incluyen cálculos e inflamación.

Si aparecen complicaciones, la enfermedad de la vesícula puede causar otros síntomas junto con el dolor en el abdomen. Estos son ictericia (pigmentación amarilla de la piel y de lo blanco de los ojos), fiebre alta, y escalofríos. A veces las personas con cálculos biliares no experimentan síntomas en absoluto.

Los cálculos y los ataques de dolor en la vesícula pueden tratarse de diversas maneras, que varían desde "espera vigilante" (observar los síntomas con el tiempo sin proporcionar tratamiento), a tomar medicamentos, hasta una intervención quirúrgica. Una persona que sólo una vez ha presentado dolor por cálculos quizá no necesite una intervención quirúrgica o medicamentos, porque en algunos casos la afección no vuelve a presentarse. Sin embargo, para quienes tienen ataques más persistentes o frecuentes, se recomienda extirpar la vesícula. La reducción de la grasa en la dieta también puede ayudar a disminuir los síntomas causados por enfermedad de la vesícula.

Síndrome de intestino irritable

El dolor abdominal que se alivia al mover el intestino y se acompaña de diarrea o estreñimiento quizá signifique síndrome de intestino irritable, un trastorno intestinal frecuente que no tiene una causa conocida. Cuando ocurre dicho síndrome, las paredes del intestino se están contrayendo de manera demasiado enérgica, demasiado débil, demasiado lenta o demasiado rápida. Otros síntomas de síndrome de intestino irritable son la acumulación y expulsión de gases en el intestino, heces cubiertas de moco, y un fuerte deseo de mover los intestinos después de haberlo hecho. El síndrome de intestino irritable no se puede tratar con intervención quirúrgica o medicamentos. Sin embargo, usted puede tomar medidas para ayudar a evitar que los síntomas empeoren.

  • Beba agua en abundancia.

  • Aumente de manera gradual su ingestión de fibra consumiendo más alimentos con alto contenido de fibra, como frutas, verduras y granos integrales, o tomando laxantes formadores de masa.

  • Lleve un diario de lo que come a fin de identificar alimentos que hacen que se sienta peor. Evite estos alimentos y otros que causen producción de gas, como cebollas, brócoli, repollo y frijoles . Es mejor evitar el chocolate, los productos lácteos, y grandes cantidades de alcohol, porque quizá causen espasmos y retrasen el paso de las heces.

  • Limite el consumo de cafeína, que puede causar diarrea.

  • Haga suficiente ejercicio. La actividad física reduce el estrés y ayuda a la digestión.

  • Siga las medidas para el cuidado de sí mismo para manejar el estrés.

Úlceras

Un dolor agudo y quemante en la parte media superior del estómago (entre el esternón y el ombligo) podría ser una úlcera. Una úlcera es una llaga que se forma en el revestimiento del estómago o en la parte alta del intestino delgado. Las úlceras pueden aparecer por muchas razones. Fumar cigarrillos y tomar aspirina, ibuprofeno u otro medicamento antiinflamatorio no esteroide, pueden tener un papel en el problema. Las úlceras también se forman cuando el estómago no puede protegerse contra jugos digestivos potentes. Asimismo, Helicobacter pylori, una bacteria que se encuentra en el estómago, puede llevar a una úlcera. Al contrario de la creencia popular, el estrés emocional o los alimentos condimentados no causan úlceras.

La acidez por sí sola no constituye un signo de una úlcera. El dolor intenso, parecido al de la acidez, también podría estar causado por una afección menos seria llamada enfermedad por reflujo gastroesofágico.

En el pasado se recomendaba a las personas con úlceras que evitaran alimentos condimentados, grasosos o ácidos. Sin embargo, ya no se considera que una dieta blanda sea eficaz en el tratamiento de úlceras o su prevención. En la actualidad las úlceras por lo general se tratan con medicamentos. Dado que fumar puede evitar que las úlceras sanen, las personas con úlceras no deben fumar.

Enfermedades del sistema reproductor

En mujeres, las molestias en el abdomen pueden ser una manifestación de un problema en el sistema reproductor. El dolor en la pelvis que ocurre cada mañana justo antes de la menstruación sugiere endometriosis. La hipersensibilidad en el área más baja del abdomen tal vez signifique enfermedad inflamatoria pélvica. Para mujeres en edad de procrear, un embarazo ectópico puede producir un dolor repentino, agudo y punzante en el abdomen, junto con hemorragia por la vagina, un antecedente de períodos menstruales faltantes o con sangrado escaso, o dolor irradiado hacia el hombro. Los quistes de ovario y los fibroides del útero también pueden causar dolor en el abdomen en mujeres. Otras enfermedades que pueden causar dolor en el abdomen comprenden infecciones de las vías urinarias, intoxicación por alimentos, alergia a alimentos, hernia, cálculos en los riñones, e intolerancia a la lactosa.

Tratamiento

El dolor en el abdomen es difícil de diagnosticar porque puede significar muchas cosas. Para establecer la causa del dolor, su doctor le hará estas preguntas:

  • ¿Qué tipo de dolor es? (¿Es tipo cólico, agudo o sordo? ¿Es constante o aparece y desaparece?)

  • ¿Dónde está el dolor?

  • ¿Cuándo empezó? ¿Cuánto tiempo dura?

  • ¿Cuán intenso es el dolor?

  • ¿Cuándo ocurre? (¿Ocurre durante su período menstrual? ¿Empeora después de comer?)

Al tomar tiempo para pensar las respuestas a estas preguntas, usted puede ayudar a su doctor a diagnosticar el problema. El tipo de tratamiento dependerá de la causa del dolor en el abdomen.

Medidas para el cuidado de sí mismo en presencia de dolor en el abdomen

El dolor leve en el abdomen que no se debe a úlceras, diverticulitis o enfermedad de la vesícula biliar generalmente puede tratarse en el hogar. Siga estos pasos: descanse según lo necesite. Use acetaminofén para aliviar el dolor. No use aspirina ni medicamentos antiinflamatorios, como ibuprofeno. Evite cosas que irriten el revestimiento del estómago, como alcohol, cafeína, aspirina e ibuprofeno. No use laxantes ni enemas. Tome baños calientes o aplique una bolsa de agua caliente en el área para aliviar el dolor.

Guía para la toma de decisiones en presencia de dolor en el abdomen

Síntomas/Signos

Acción

Dolor que aparece y desaparece durante más de cuatro semanas

 Vea al proveedor de atención médica

Dolor con fiebre, ictericia, orina de color oscuro, náuseas o vómitos intensos, o heces de color pálido y pastosass

 Vea al proveedor de atención médica

Dolor agudo, punzante y repentino en el abdomen, junto con hemorragia por la vagina, antecedentes de períodos menstruales faltantes o con sangrado escaso, o dolor irradiado hacia el hombro

 Vea al proveedor de atención médica

Dolor intenso y constante en el abdomen después de una lesión

 Vea al proveedor de atención médica

Dolor repentino y muy intenso que dura más de dos horas

 

 Vea al proveedor de atención médica

Dolor en el abdomen y hemorragia repentina con sangre de color rojo brillante por el recto, o vómito de sangre o de una sustancia que tiene el aspecto de posos de café

 Llame al 911

Mareo, pulso rápido o piel fría y pegajosa

 Llame al 911

Extraído de: Well Advised, Second Edition, Text copyright © 2003 Park Nicollet Institute
Redactor en línea: Rademaekers, Ed
Revisor médico: Chang, Alice MD
Última revisión: 6/14/2004
Fecha último modificado: 3/19/2003
© 2000-2014 The StayWell Company, LLC. 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.