Buscar: (Pulse para búsqueda avanzada) Ir
Imprima esta página | Envíe a un amigo

Dolor en la pierna

La pierna, la parte de los miembros inferiores comprendida entre la rodilla y el pie, está formada por dos huesos, la tibia y el peroné.

Causas

El dolor en la pierna puede estar causado por uso excesivo, esfuerzo excesivo, o traumatismo por una caída o un golpe. La pierna también puede afectarse por enfermedades del corazón y de la circulación, como insuficiencia cardíaca congestiva, o coágulos de sangre e inflamación en las venas de las piernas.

Flebitis

La flebitis es la inflamación de una vena, a veces acompañada de un coágulo de sangre. La inflamación puede causar dolor, hinchazón y enrojecimiento de una pierna. Un coágulo de sangre en una de las venas de la pierna puede aumentar más la hinchazón al bloquear el flujo de sangre de regreso hacia el corazón. La flebitis requiere atención médica inmediata para evitar que un coágulo potencial se mueva hacia el corazón o los pulmones.

Estrechamiento de las arterias

El estrechamiento de las arterias ocurre cuando se acumula placa en las arterias de la pierna. Esto crea una obstrucción del flujo de sangre hacia la pierna y evita que los músculos de la parte baja de la pierna obtengan suficiente oxígeno. La afección, llamada claudicación intermitente, por lo general ocurre en adultos de edad avanzada y en quienes fuman mucho. La actividad puede causar dolor, porque los músculos que están trabajando no obtienen el oxígeno que necesitan. El dolor se alivia poco después de suspender el ejercicio o la actividad. Si usted tiene síntomas de claudicación intermitente, vea a su doctor.

Síndrome de estrés de la espinilla (“shin splint”)

El síndrome de estrés de la espinilla es una lesión por uso excesivo que causa inflamación de los músculos de la espinilla. Es una lesión frecuente entre corredores y otros atletas, empleados de tiendas, trabajadores de almacenes y fábricas, y otras personas que están de pie todo el día en pisos de concreto duros. Las causas más frecuentes del síndrome son:

  • Desequilibrio de los músculos (el músculo de la pantorrilla es más fuerte que los músculos de la espinilla)

  • Un tendón de Aquiles (el tendón que está en la parte posterior del talón y el tobillo) tenso

  • Amortiguación insuficiente durante el ejercicio de alto impacto

  • Correr sobre la bola de los pies, sin permitir que los talones toquen el piso

  • Hacer demasiada actividad demasiado rápido

Los síntomas son dolor en la parte delantera o en el lado interno de la pierna. Por lo general no hay hinchazón, enrojecimiento ni moretones. El dolor puede empezar de repente o aumentar con lentitud.

Síndrome del compartimiento

El síndrome del compartimiento es una afección peligrosa que puede ocurrir después de un fuerte golpe en la pierna. A veces, además de una contusión dolorosa, es posible que haya hemorragia interna que causa hinchazón, lo que ejerce presión sobre los nervios y los vasos sanguíneos de los músculos de la pantorrilla. Los síntomas del síndrome del compartimiento pueden empezar con dolor e hinchazón leves que pueden aumentar hasta pérdida del color, la sensación, y el pulso; dolor intenso; parálisis, e hinchazón tan intensa que la piel del área de la contusión se pone brillante. Si aparecen los síntomas más graves, el tratamiento inmediato es fundamental para prevenir o disminuir el daño permanente a los nervios. Sin tratamiento inmediato con intervención quirúrgica para aliviar la presión, la hinchazón propia del síndrome del compartimiento puede dañar los nervios y músculos de la pierna permanentemente. Cuando sucede esto, la persona queda con músculos débiles o sin función, y una afección conocida como "pie caído." Hay pérdida de la capacidad para levantar el pie, lo que afecta seriamente la ambulación.

Fractura por estrés

Las fracturas por estrés pueden ocurrir por movimientos repetitivos o súbitos y uso excesivo de la pierna. Son un resultado frecuente de las actividades de alto impacto. Las fracturas por estrés son difíciles de detectar en radiografías hasta 10 a 14 días después de que empieza la fractura. Quizá note dolor que se disemina de repente por la espinilla durante o después del ejercicio. Casi siempre, las personas con fracturas por estrés pueden señalar con exactitud el sitio donde se origina el dolor presionando sobre el punto.

Dependiendo del hueso involucrado, algunas fracturas por estrés deben vigilarse con radiografías hasta que se suelden por completo, por lo general unas seis semanas. Durante este periodo, descanse la pierna evitando actividades de alto impacto. habitualmente, la práctica de actividades de bajo impacto, como caminar, andar en bicicleta o nadar, es segura mientras se consolida una fractura por estrés.

Medidas para el cuidado de sí mismo para dolor en la pierna

Ilustración de estiramiento del tendón de Aquiles
Estiramiento del tendón de Aquiles

  • Para casi cualquier dolor de la pierna, use el método RICE, y medicamentos para aliviar el dolor.

  • Para la hinchazón crónica de ambas piernas, sin dolor, pruebe elevar las piernas. Llame al doctor y pregúntele si necesita que lo examine.

  • Para el síndrome de estrés de la espinilla (shin splint), descanse la pierna durante tres a seis días, después sólo efectúe actividades de bajo impacto (andar en bicicleta, caminar, nadar) para mantener la fuerza, y evitar que se repita. Cuando el dolor ha disminuido, puede regresar con lentitud a sus actividades habituales.

  • Coloque una venda elástica en el tobillo y la espinilla para darse sustento.

  • Los estiramientos y los ejercicios del tendón de Aquiles pueden ser útiles para fortalecer la parte delantera de la pierna.

  • Un masaje con hielo cuatro veces al día puede ayudar. Congele agua en un vaso de papel, rompa el papel para exponer el hielo, y masajee con el hielo el área dolorosa durante 10 a 15 minutos.

  • Use calzado con buen apoyo y acolchado. Reemplace con regularidad su calzado deportivo para asegurarse de que no esté demasiado desgastado.

Guía para la toma de decisiones en presencia de dolor en la parte baja de la pierna

Síntomas/Signos

Acción

Dolor por uso excesivo o golpe; puede soportar peso

 Cuídelo usted mismo

Hinchazón crónica sin dolor

 Cuídelo usted mismo

Golpe en el área de la espinilla, contusión, sin hinchazón

 Cuídelo usted mismo

Dolor a lo largo de la parte delantera o el borde interno de la espinilla

 Cuídelo usted mismo

Síndrome de estrés de la espinilla (shin splint) que no mejora en el transcurso de dos a tres semanas

Call Provider's Office; Illustration of phone Llame al consultorio del proveedor de atención médica

Aumento gradual del dolor en la espinilla o el tobillo; el dolor aumenta durante o después de la actividad

Call Provider's Office; Illustration of phone Llame al consultorio del proveedor de atención médica

Dolor e hinchazón y enrojecimiento repentinos en sólo una pierna

Busque ayuda ahora; ilustración de un signo de hospital Busque ayuda ahora

 

Hinchazón y dolor después de un golpe en la parte delantera de la pierna

Busque ayuda ahora; ilustración de un signo de hospital Busque ayuda ahora

 

Entumecimiento u hormigueo en el pie después de un golpe en la espinilla

Busque ayuda ahora; ilustración de un signo de hospital Busque ayuda ahora

 

Extraído de: Well Advised, Second Edition, Text copyright © 2003 Park Nicollet Institute
Redactor en línea: Sinovic, Dianna
Revisor médico: Cineas, Sybil MD
Última revisión: 5/25/2004
Fecha último modificado: 3/14/2003
Copyright Institute for Research and Education, HealthSystem Minnesota and/or Health Ink & Vitality Communications; Illustrations Copyright The StayWell Co.