Buscar: (Pulse para búsqueda avanzada) Ir
Imprima esta página | Envíe a un amigo

Espolones óseos

Espolón óseo es un término general que se usa para describir un crecimiento óseo anormal y nudoso. Los científicos creen que los espolones óseos ocurren cuando el cuerpo trata de curarse a sí mismo al reemplazar hueso después de un traumatismo. El crecimiento por lo general es pequeño y a menudo no se detecta. Si su madre alguna vez le dijo que dejara de tronarse los dedos, le estaba ayudando a evitar espolones óseos. Tronarse de manera repetitiva las articulaciones de los nudillos es todo lo que se requiere para que se forme un espolón.

Otras áreas propensas a espolones óseos son las caderas, las rodillas, los hombros, cuello y columna vertebral. A menudo se encuentran espolones óseos en el talón como resultado de estrés extraordinario sobre los músculos y el tejido de esa región. En el talón, un espolón óseo puede irritar los nervios y el tejido, y hacer que haya dolor al caminar. Los adultos de edad avanzada están más propensos a presentar espolones óseos, pero los espolones pueden ocurrir en atletas o bailarines jóvenes debido al estrés añadido sobre sus músculos, ligamentos y tendones. Es posible que haya dolor mientras se está formando el espolón óseo, pero puede disminuir. En algunos casos, el dolor tal vez persista e interfiera con la actividad física.

Un espolón óseo también puede señalar artritis. En la osteoartritis, el cartílago (el tejido que cubre los extremos de los huesos que se unen en la articulación) se rompe por una lesión o uso excesivo. Conforme ocurre esta rotura, se forman espolones óseos alrededor de los bordes de la articulación, lo que genera un aspecto nudoso. Con el tiempo, se desgasta más cartílago, y los huesos empiezan a frotarse entre sí. Esto causa dolor intenso y limita el movimiento en la articulación.

Qué hacer

Vea a su doctor si descubre un crecimiento anormal; si experimenta dolor relacionado con el crecimiento, o dolor o debilidad en una articulación, o si tiene dificultad para caminar debido al dolor en las rodillas o los talones. Una vez que su doctor diagnostique un espolón, decida si va a tratarse. Puede elegir no tratar el espolón si no es doloroso y no interfiere con la vida cotidiana. Considere la intervención quirúrgica si el espolón está creando serios problemas físicos, como impedir la ambulación, y no está mostrando respuesta a otras formas de tratamiento. Rara vez se practica una intervención quirúrgica para extirpar espolones.

Medidas para el cuidado de sí mismo en presencia de espolones óseos

  • Pregunte a su doctor acerca de reposo, medicamentos antiinflamatorios o terapia física si el espolón le está creando problemas. Estos tratamientos no invasivos por lo general son eficaces para tratar el espolón óseo.

  • Ponga en práctica las medidas necesarias para retrasar la progresión de la artritis si su doctor diagnostica esa enfermedad. Usted puede hacer lo que le corresponde manteniendo un peso saludable y manteniendo sus articulaciones flexibles con ejercicios de bajo impacto, como nadar.

Guía para la toma de decisiones en presencia de espolones óseos

Síntomas/Signos

Acción

Una protrusión o protuberancia en la cadera, la rodilla, el hombro, cuello, columna vertebral o parte inferior del talón

 Llame al consultorio del proveedor de atención médica

Una tumefacción ósea en la articulación

 Llame al consultorio del proveedor de atención médica

Dolor de intensidad variable; en algunos casos quizá no tenga dolor y desconozca que tiene un espolón óseo; otras veces, el espolón óseo puede causar un dolor insoportable que inhibe el movimiento.

 Llame al consultorio del proveedor de atención médica

Movilidad o movimiento limitado de una articulación

 Llame al consultorio del proveedor de atención médica

Dificultad para caminar (si el espolón óseo está localizado en el talón)

 Llame al consultorio del proveedor de atención médica

Extraído de: Well Advised, Second Edition, Text copyright © 2003 Park Nicollet Institute
Redactor en línea: Sinovic, Dianna
Revisor médico: Cineas, Sybil MD
Última revisión: 8/20/2004
Fecha último modificado: 8/20/2004
Copyright Institute for Research and Education, HealthSystem Minnesota and/or Health Ink & Vitality Communications; Illustrations Copyright The StayWell Co.